Photo by Brina Blom

DEJA QUE EL BUEN TIEMPO ENTRE EN CASA

Pequeños tips y detalles deco para el buen tiempo.

Cuando por fin llega el buen tiempo es momento de dar un aire fresco al hogar. Estas son algunas ideas para adecuar nuestra casa a ello.

Abrir las ventanas, una vez al día, como mínimo, para que el aire de casa se descongestione y se renueve. Dejar entrar partículas de aire fresco y reducir así la humedad que se acumula en el interior del hogar. Es muy habitual que en invierno se tenga todo cerrado para no sufrir el frío del exterior, pero una vez llega el buen tiempo es muy beneficioso dejar entrar todos los rayos de sol que el día ofrece y llenar la casa de energía.

Verde que te quiero verde. Uno de los principios básicos cuando llega el buen tiempo es añadir flores y plantas naturales por doquier. De esta manera parecerá que la primavera se ha colado en cada rincón. Es una manera sencilla de decorar sin saturar. Además, el color y la alegría que desprenden las flores frescas darán luminosidad a cada estancia y llenarán de vida la casa.

Las paredes: las láminas botánicas son una buena solución cuando se es un poco (o mucho) desastre con las plantas. O también cuando se es alérgico. Existen numerosas empresas que ponen a disposición del consumidor diseños botánicos para llenar las paredes de verde. Una bonita composición de marcos sencillos y láminas con flores o plantas y la estancia tendrá un aire fresco y renovado.

Decoración ligera. Cuando llega el buen tiempo es un buen momento para que las estanterías se descarguen de objetos pesados y oscuros que saturan la vista. Se recomienda cambiarlos por elementos frescos y ligeros, veraniegos, en tonos neutros, colores pastel, azules, verdes, ocres, que recuerden al mar y al sol. Los muebles y elementos en ratán son un must have esta temporada.

Renovar textiles. Es un buen momento también para cambiar cortinas, cojines, juegos de mesa y juegos de cama dando paso a texturas ligeras y frescas que aporten luminosidad a la casa. Colores vivos, estampados florales que den alegría, combinados con colores claros para añadir luz y claridad. Los tejidos en tonalidades tierra y blanco roto serán todo un acierto, sobre todo en estancias pequeñas.

Puesta a punto de la terraza o el balcón. No tiene por qué tener demasiados metros cuadrados para que se le pueda dar un estilo propio. Primero, eso sí, se deberá escoger el estilo: nórdico, urbano, boho chic, romántico o mini, entre otros. Después elegir los elementos estrella tales como la mesa o unas tumbonas, el cual será el centro de ese espacio, y después añadir textiles y elementos decorativos acordes al estilo escogido.

Y por supuesto, siempre mucho mucho verde.

Ahora sí: bienvenido verano.

Photo by Brina Blom
Photo by Brina Blom

 



Comentar