5 ideas para disfrutar de un Halloween sostenible

Se acerca una de las festividades más esperadas del año: Halloween!
Nos encanta poder disfrutar de esta divertida y terrorífica celebración americana que se ha instaurado definitivamente en nuestro país. Eso sí, sin olvidar el respeto por el medio ambiente.

Es por ello que desde Thermor queremos proponer algunos consejos para disfrutar de una divertida celebración de Halloween de forma sostenible.


1.Utilizar disfraces reutilizables o reciclados. Para una exitosa fiesta de Halloween es imprescindible contar con un buen disfraz. Para ello, se puede reutilizar alguno de otro año, pedirlo prestado a algún amigo o incluso alquilarlo. En el caso de querer hacer un disfraz propio, se pueden utilizar materiales reciclados o que se tengan por casa, ropa vieja, maquillaje y mucha imaginación. Es importante tener en cuenta usar pintura sin parabenos u otros elementos tóxicos para el maquillaje para que sea natural y ecológico.

 

 


2.Decoración sostenible. Para la decoración de ese día en el hogar recomendamos también reutilizar todo el material del que se disponga en casa: cajas de cartón de una mudanza, una escoba que no se use, botes de cristal con velas… También recurrir a los tutoriales “do it yourself” de internet. ¡Y mucha creatividad!

 

 


3. Evitar elementos de un solo uso. Si la fiesta incluye una cena, también recomendamos evitar el uso de mantelería, cubertería o vajilla desechable. En caso de no ser posible, hay que tener en cuenta comprar material que sea biodegradable. La decoración para la cena gracias al clima que desprenden las calabazas iluminadas y otros elementos creativos hechos con manualidades son la mejor opción.

 

 


4. Ajustar la comida para evitar tener que tirarla. A la hora de preparar la comida, es recomendable ajustar la cantidad de comida al número de invitados. Además, estas épocas apetecen productos locales y de temporada. Ser más ecológicos está al alcance de nuestra mano.

 

 

5. Reciclar e invitar a reciclar a los invitados. Disponer de contenedores para la recogida selectiva e informar a los invitados de dónde deben reciclar cada residuo. Al acabar la fiesta, es posible que muchos elementos de decoración se puedan guardar para el año siguiente y, si hay material que no es reutilizable, hay que asegurarse de reciclarlo en el lugar correspondiente.


También te gustara


Comentar