BENEFICIOS DE ANDAR DESCALZO

Las ventajas de quitarse los zapatos al llegar a casa

¿Conoces los beneficios de andar descalzo por casa?

Pues para empezar, si tomas como costumbre quitarte los zapatos al entrar en casa, evitarás suciedad y contaminación de todo lo que arrastramos de la calle y mantendrás tu casa más limpia. Por otro lado, los expertos dicen que tiene muchísimos beneficios para la salud: es un gran ejercicio de tonificación para el cuerpo, alivia la tensión, corrige desequilibrios y mejora la postura corporal, entre otros.

 

Por ejemplo una de las costumbres del país del sol naciente más llamativas en el mundo occidental es la de quitarse los zapatos antes de entrar en casa o en algunos edificios públicos. En el mundo oriental la liberación de los pies responde, en términos generales, a dos cuestiones: la primera, para liberarse de las malas vibraciones que uno lleva consigo. La segunda, porque en la cultura nipona el suelo tiene una mayor presencia en la vida cotidiana de los japoneses (a la hora de dormir o de comer por ejemplo).

Los pies tienen una gran cantidad de terminaciones nerviosas. Por ello los pies se convierten en un sensor extraordinario, el sentido del tacto está muy presente cuando caminamos descalzos. De ahí que sea muy beneficioso, por ejemplo, en el caso de los bebés, pues les ayuda a aumentar su desarrollo motriz y cognitivo.

Caminar descalzos supone también un gran ejercicio de tonificación para el cuerpo que beneficia a muchos órganos. Con ello estimulamos los músculos del pie y también mejora la circulación sanguínea.

Al llegar a casa y liberarnos de los zapatos, contribuimos a liberarnos también del estrés, ya que al caminar descalzos eliminamos la tensión muscular, por lo tanto ayuda a relajar las piernas y prepararnos para un mejor descanso.

Con todo ello, resulta maravillosa la idea de descalzarnos.

Podemos seguir esta costumbre o no, pero lo cierto es que caminar descalzo por casa aporta beneficios a nuestro organismo.

Y si además dispones de un suelo radiante, no verás el momento de llegar a casa y lanzar los zapatos.

 


También te gustara


Comentar