Cómo reducir el consumo energético durante el confinamiento

Estos días de confinamiento, el ahorro energético cobra aún más importancia. Sin embargo, economizar no es cosa de un día, sino de cambiar hábitos para intentar ser más eficientes con el consumo. Aquí van una serie de consejos que puedes empezar a poner en práctica a partir de ahora para minimizar el gasto energético en las facturas. Para hacerlo, nos centraremos en los principales electrodomésticos que podemos encontrar en nuestro hogar.

El frigorífico es un electrodoméstico indispensable, pero también es el que más consume. Para reducir el gasto, debemos evitar abrir y cerrar la puerta continuamente, ya que cada vez que se abre, se pierde aire frío; por lo que cada vez que se cierra, la nevera debe recuperar la temperatura a la que estaba y eso provoca un esfuerzo energético mayor. Otra idea es intentar no poner dentro los alimentos cuando aún están calientes porque se tendrán que estabilizar. Es mejor dejar que los alimentos se enfríen primero de manera natural. Estos dos consejos también son aplicables para el horno, pero en vez de evitar poner los alimentos calientes, debemos evitar ponerlos congelados o muy fríos. 

La lavadora es otro de los electrodomésticos que más energía gasta. Para intentar ahorrar, se recomienda usar programas cortos y de agua fría para la ropa. Además, debemos intentar llenar al máximo la lavadora para rentabilizar su uso. 

Para la televisión y los dispositivos periféricos (impresoras, escáneres, altavoces…), un hábito que deberíamos adquirir es el de apagarlos por completo cuando no los estemos utilizando. El hecho de tenerlos enchufados a la corriente, aunque estén apagados hace que vayan consumiendo electricidad poco a poco, lo que se conoce como vampiro de la electricidad. Quizá con un aparato enchufado no se nota el gasto, pero la suma de muchos es una carga importante. 

Y, por último, en lo que se refiere a la iluminación y la climatización, los consejos son muy básicos: aprovecha la luz natural, apaga la luz cuando salgas de un espacio y no abras las ventanas cuando tengas la calefacción encendida. 

Todo esto son consejos que puedes aplicar en tu día a día, pero además, puedes contar también con la ayuda de marcas como Thermor que te facilitan una amplia gama de soluciones para el ahorro energético en el hogar. Como, por ejemplo, los termos ‘smart’, que aprenden de tu estilo de vida y se adaptan a tus hábitos para modular el consumo y ahorrar. Una forma fácil y eficaz de reducir consumo energético, que beneficia a tu bolsillo, pero también al medio ambiente.



Comentar