Mitos y verdades sobre el ahorro energético en el hogar

Desde Thermor sabemos que a veces es difícil discernir los mitos del ahorro de las verdades. Por eso, en este artículo desvelaremos cinco falsos mitos y cinco verdades sobre el ahorro energético en el hogar.

“Consume más apagar la calefacción y encenderla que mantenerla a una temperatura constante”

FALSO. Tener encendida la calefacción siempre gasta, aunque esté a una temperatura constante. Es cierto que al encender la calefacción por primera vez durante el día se genera un pico de consumo, pero este solo dura unos minutos y al apagar la calefacción, supone un ahorro de hasta el 13%. Si quieres saber más sobre la temperatura ideal que debe tener tu hogar, consulta nuestro post ¿Cuál es la temperatura ideal de confort que se debe tener en el hogar?

“Usar demasiado detergente en la lavadora consume más energía”

VERDADERO. Si se usa más jabón del necesario se genera más espuma y el motor de la lavadora debe esforzarse más para eliminarla. Por ello, el consumo de energía aumenta.

“Las luces LED cuestan más dinero y no ahorran tanto”

FALSO. Las bombillas de bajo consumo o LED tienen un precio mayor que las incandescentes, pero son una buena inversión a la larga ya que llegan a consumir hasta un 80% menos de energía y, además, tienen una vida útil más larga.

“Los electrodomésticos y aparatos que tienen más años consumen más energía”  

VERDADERO. El motivo es que, cuantos más años pasen, más energía necesitan para lograr su tarea. Es por eso por lo que desde Thermor recomendamos renovar la caldera cada 15 años.

“Dejar los aparatos enchufados, si están apagados, no consume”

FALSO. La televisión, el teléfono, el DVD, el aparato de música… todos estos aparatos gastan energía si están enchufados a la corriente, aunque estén apagados. Es el conocido como “consumo fantasma” y supone hasta un 11% de los gastos a final de año. Por ello, recomendamos usar regletas donde enchufar este tipo de aparatos con las que se pueden desenchufar todos de un solo clic.

“Los reguladores de temperatura ayudan a disminuir el gasto”.

VERDADERO. Los termostatos programables nos aseguran poder disfrutar de una temperatura de confort al llegar a casa sin necesidad de dejar todo el día la calefacción encendida. Por ello, sistemas como Cozytouch de Thermor, que nos permiten controlar la temperatura del hogar en cualquier momento y desde cualquier lugar, son una perfecta opción para el ahorro.

“Guardar alimentos calientes en la nevera puede estropearla”

FALSO. La nevera no se estropea con la comida caliente pero consume más energía. El electrodoméstico intenta mantener siempre una baja temperatura, con lo cual cuanto más caliente esté el alimento más energía necesita para enfriarlo. Por ello, es recomendable guardar siempre los alimentos en la nevera cuando estén a temperatura ambiente.

“Invertir en unos buenos cerramientos que aíslen bien es clave para ahorrar energía”.

VERDADERO. Casi el 30% del uso de la calefacción se debe a pérdidas de calor en el hogar. Por ello, escoger unos buenos cerramientos que eviten que el calor del hogar se escape es una inversión necesaria para obtener un alto ahorro de energía. 

“Usar calentadores eléctricos en las habitaciones es más eficiente que encender el sistema de calefacción en toda la casa.”

FALSO. Los calentadores eléctricos usan mucha energía por lo que son una de las formas menos eficientes de calentar el hogar. Lo más eficiente y económico es calentar toda la casa usando el sistema de calefacción. 

“Mantener las puertas interiores cerradas cuando la calefacción está encendida es mejor”

VERDADERO. El aire concentrado en la habitación sube cuando está caliente y baja cuando se enfría. Cuando el aire baja se vuelve a calentar, y así se crea una circulación de aire en la habitación. Si la puerta está cerrada, este ciclo de aire caliente se mantiene en un espacio limitado, por lo tanto es más eficiente que no si está dispersado por toda la casa. Además, siempre es mejor conectar los sistemas de calefacción solamente en las habitaciones ocupadas, y cerrarlo en los cuartos vacíos. De esta forma, la temperatura se concentra en las estancias donde sí es necesario y se ahorrará en la factura a final de mes.

 



Comentar