RECOMENDACIONES PARA MEJORAR LA EFICIENCIA DE TU HOGAR

El gasto de energía en el hogar supone un aumento del importe de las facturas y también un daño para nuestro planeta. Con la suma de pequeñas acciones diarias y algunos cambios en la vivienda lograremos reducir el consumo energético y mejorar notablemente la eficiencia de nuestro hogar.

En este post os damos algunos consejos para lograr un ahorro económico y hacer al mismo tiempo un gesto eco-amigable.

Ahorra en agua y calefacción

En Thermor contamos con la gama de calderas de condensación Naema y Logic, soluciones eficientes para calefacción y agua caliente sanitaria. Las calderas de condensación Thermor son capaces de garantizar agua caliente de forma inmediata y en cualquier momento obteniendo un mayor ahorro energético que se traduce también en un ahorro económico. De esta manera, las calderas de condensación Thermor permiten un ahorro energético de más del 20% respecto a las calderas convencionales.

Invierte en domótica

La domótica es un conjunto de sistemas que automatizan y que gestionan de manera eficiente nuestra casa. En Thermor, las bombas de calor aerotérmicas (energía procedente de fuentes renovables) incorporan la conectividad a distancia con Cozytouch que permite controlar la temperatura del hogar a distancia mejorando el consumo de energía en la vivienda.

Etiqueta Energética

Más allá del precio, promociones o modelos, la clase energética debería ser prioritaria para tomar la decisión de compra. En Thermor llevamos años comprometidos con la eficiencia energética por ello todos nuestros productos cumplen las Directivas Europeas sobre Ecodiseño (ErP) y Etiquetado Energético (ELD).

Realizar un mantenimiento de la caldera

¿Sabías que con un correcto mantenimiento de los aparatos e instalaciones puedes ahorrar hasta un 20% del consumo? Te explicamos más en este post.

Reducir el tiempo de uso

Disminuir las horas y mejorar los hábitos de consumo puede suponer importantes ahorros. Apagar las luces cuando no son necesarias, reducir el tiempo en la ducha o evitar encender el aire acondicionado de noche son hábitos más eficaces que nos ayudan a reducir el consumo energético.

Mejorar el aislamiento térmico

Un buen aislamiento del hogar es fundamental par no perder el calor en invierno y el frescor en verano. Mejorar el aislamiento de puertas y ventanas nos permitirá lograr una temperatura óptima en la vivienda y no desperdiciar energía.

Iluminación LED

La mejor opción para conseguir ahorro en el consumo de iluminación es sustituir las bombillas actuales por otras más eficientes como las LED. Entre sus ventajas destaca la eficiencia energética con un consumo de hasta un 85% menos de electricidad y una mayor vida útil.

Plantar árboles en tu jardín o terraza

Una buena opción para reducir la sensación térmica en verano es plantar árboles en tu terraza o jardín. Los árboles mejorarán la calidad del aire; en verano darán sombra y en invierno si son árboles de hoja caduca nos ofrecerán el calor del sol.

 

 

+ información en thermor.es



Comentar