¿SABES SI TIENES CONTRATADA UNA CORRECTA POTENCIA ELÉCTRICA?

¿Sabes qué es la potencia contratada? En la factura de la luz, aparecen los costes fijos y los costes variables. Estos últimos son los kW que consumimos y varían en función del consumo de cada hogar. Los costes variables son, básicamente, el máximo de electricidad que puedes consumir en un mismo momento.

Por ejemplo, si tu tarifa eléctrica es 2.0A o 2.0DHA tendrás una potencia contratada de hasta 10 kW. En cambio, si tu tarifa es 2.1A o 2.1 DHA, la potencia oscilará entre 10 kW y 15 kW.

Normalmente, una potencia aproximada de entre 3,45 y 4,6 kW es suficiente para un hogar. Sin embargo, muchas veces se contrata más potencia de la necesaria, aumentando el gasto de la factura. Por ello, para conseguir un mayor ahorro, es necesario ajustar la potencia a la demanda real de energía.

Pero… ¿cómo calcular la potencia ideal? Puedes hacerlo encendiendo a la vez los electrodomésticos que más utilices y después esperar unos minutos. Si los plomos no saltan, ¡podrás bajar al menos un tramo de potencia contratada!

Otra opción para saber si tienes contratada una potencia eléctrica adecuada es sumar el consumo de todos tus grandes electrodomésticos, añadirle 1 kW al resultado (por la iluminación y los pequeños aparatos), y dividir el resultado entre tres. Si la cifra que obtienes es menor de la que aparece en tu factura, ¡podrás bajarla!

Antes de bajar la potencia contratada te recomendamos que te asegures y realices varias comprobaciones, ya que bajar la potencia cuesta 10,94 euros. En caso de no acertar y necesitar volver a subir la potencia contratada, el coste será mucho más elevado.

¿A qué esperas para ahorrar en la energía de tu hogar?



Comentar