CONSEJOS PARA AHORRAR AGUA EN CASA, AÚN MÁS EN VERANO

El 70% de nuestro planeta es agua, y quizá eso nos hace pensar que es un bien abundante, pero no es así. Tan solo un 1% de toda el agua del planeta está disponible para nuestro uso. Así que debemos poner especial cuidado en su consumo. Tanto por el coste que deberemos pagar nosotros, como por el que tendrá que pagar el medio ambiente del planeta.
Y esto es aún más evidente cuando llega el calor, pues seguramente en esta época veamos incrementar el gasto de agua, ya sea porque tomamos más duchas, porque regamos más las plantas, o incluso, porque nos remojamos al entrar y salir del mar o la piscina.
Así que aquí os dejamos algunos trucos para reducir la cantidad de agua que consumimos en verano:

EN LA COCINA

Si fregamos los platos a mano, deberemos asegurarnos de cerrar el grifo mientras enjabonamos.

Si ponemos el lavavajillas, debemos asegurarnos de que esté completamente lleno y utilizar siempre el programa eco.

Para lavar los alimentos, es mejor utilizar un recipiente en el que pongamos las frutas o verduras, para evitar el derroche de agua.

 

AL LAVAR LA ROPA

Llegado el momento de la colada, debemos intentar llenar la carga al máximo, de esta manera aprovecharemos el lavado y el agua. Y por supuesto, utilizar el programa ecológico/económico de la lavadora.

 

EN EL BAÑO

Pequeños gestos en el baño significan mucho, como cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o durante el afeitado.

También podemos convertir la cisterna del inodoro en una de bajo consumo o doble descarga, de esta manera se ahorran muchísimos litros en cada tirada.

Es importante recordar que con una ducha rápida en lugar de un baño ahorraremos muchísimos litros. Pero eso sí, sin olvidar cerrar el grifo mientras nos enjabonamos.

 

EN EL JARDÍN

Es mejor regar el césped o las plantas a primera hora de la mañana o cuando cae el sol, evitando así la evaporación de agua.

Siempre que sea posible debemos usar escoba en lugar de manguera para limpiar y barrer las hojas.

Deberíamos regar a mano las zonas pequeñas, incluso con regadera en lugar de manguera, y con aspersores las zonas más amplias.

 

EN LA PISCINA

Algunos trucos para los que disponen de piscina, son por ejemplo taparla con una lona siempre que sea posible, pues evita la evaporación, además de evitar que se ensucie.

También es buena idea comprobar cada año que no hay fugas en la piscina, midiendo el nivel de la misma y volver a hacerlo pasadas 24 o 48 horas para asegurarnos que el nivel es el mismo.

A parte de esto, hay aspectos a tener en cuenta de manera general en toda la casa, como revisar anualmente que los grifos y las tuberías no tengan escapes o pérdidas, para evitar malgastar el agua o instalar un aireador de agua en los grifos. Esto proporciona aire al flujo del agua, lo cual hace que tenga un caudal más estable y reduce el consumo por minuto. Es muy fácil de instalar y muy económico.

Si sois muchas personas en casa, comparte este artículo con ellos, veréis como entre todos, no es tan difícil ahorrar agua.

 



Comentar